Comparte

Observar desde afuera el inicio de una carrera popular, puede llegar a ser muy entretenido. Además de poder ver las caras de ansiedad, nervios, alegría  y otros tantos sentimientos, se puede ver como miles de corredores preparan sus distintos gadgets para medir sus tiempos.

Desde, relojes  y auriculares pulsómetros y celulares con pulsómetros bluetooth, hay cientos de dispositivos para medir nuestras estadísticas.

Ahora bien, ¿es bueno o malo saber durante la carrera cual es nuestra velocidad y distancia?

Si bien nos encantaría darte una  respuesta concluyente, la misma resulta imposible ya que es puramente subjetiva; tu experiencia en las carreras te dirán que es mejor y de que forma rindes mas.

Sin embargo, son muchos los corredores que prefieren medir sus entrenamientos  y carreras, pero que durante estas últimas si bien es correcto medirlas para su estadística personal, intentan abstraerse de sus tiempos y distancias.

Para ello, si tienen un reloj, no lo miran en cada kilómetro. Si utilizan smartphone, inhabilitan la opción para que te diga en cada kilómetro la velocidad promedio, distancia, etc.

Para este tipos de corredores,mantenerse abstraído de los tiempos, puede producir un triple efecto positivo ya que ellos creen que:

1°- Te permitirá correr al ritmo que sientas puedes correr en ese día: no preocuparte por el ritmo objetivo (el real) y si por el subjetivo (como te sientes), te permitirá hacer uso de la motivación y energía que genera una competencia.

2°- Utiliza los pensamientos negativos de manera positiva: muchos corredores durante una competencia sienten que están corriendo mas lento de lo normal y se esfuerzan mas para intentar correr mas rápido. Si no sabes la velocidad a la que corres y te pasa esto, podrás ir mas rápido de lo normal (cuidado con no quemarte y quedarte sin energía).

3° – Evitas decepciones o temores: si cuando ves los tiempos,  tu rendimiento no es el esperado, corres el riesgo de decepcionarte y si tu confianza no es la suficiente, te podría hacer disminuir tu ritmo. En cambio, si estás corriendo mas rápido de lo normal, puedes asustarte por tu velocidad y aún sintiéndote bien para mantener ese ritmo, bajarla solo por el miedo a no llegar a terminar la carrera.