empezar ir al gym
Comparte
  • 28
    Shares

Muchos lo odian y otros lo adoran pero, empezar a ir al gym puede convertirse en una muy buena estrategia para ponerte en forma.

En este artículo encontrarás estrategias y consejos prácticos para  empezar a ir al gym YA!

1.- Elige un gym

El mejor es el que sea más conveniente sea para ti, por ejemplo: el que queda cerca de casa, del trabajo o el que está de camino.

Lo importante es que elijas un gimnasio al que puedas ir y te de gusto hacerlo.

Un amiga empezó a ir al gym en las horas pico de tráfico después del trabajo, así en lugar de estar sentada en el auto, aprovecha para ponerse en forma y llega casi a la misma hora a casa ¡estupendo!

Además de conveniente en cuanto a “logística”, es importante que sepas qué es lo que quieres.

Pregúntate y escribe ¿para qué voy al gym? ¿qué resultados espero?, por ejemplo: quiero reducir mi talla, aumentar mi masa muscular o tener más tono, etc.

Así, hay gimnasios que tienen todo tipo de actividades, otros que se especializan en “crossfit” y otros tantos que dan la posibilidad de hacer yoga o pilates.

Ten presente qué es lo que quieres y necesitas a la hora de elegir tu gimnasio.

2.- Define cuanto vas a entrenar

Parece que es la parte más simple, pero en realidad, es la más difícil.

Te explico por qué: damos por hecho de que ya sabemos cuándo iremos al gym, y nos decimos cosas como “por la mañana” o “en la tarde después del trabajo”, pero en realidad, esto no es para nada específico.

Nuestro objetivo es no tener que pensarlo mucho, porque cuando te detienes a pensar ¿voy o no voy al gym?, es mucho más probable que lo pospongas, que lo olvides o que falles (incluso a propósito).

Para decidirte, ten en cuenta lo siguiente:

❱ Cuando se trata de ir a un gimnasio lo recomendable son mínimo 20 minutos/5 veces por semana, porque esto puede cubrir muy bien el tiempo recomendado por la OMS y en esos 20 minutos puedes incluir el tiempo de calentamiento, rutina y enfriamiento.

❱ El mejor momento es cuando tú puedas. Una vez dicho esto, es mejor que no sea muy cercano a tu hora de dormir porque el ejercicio te activa y puede afectar tu descanso.

Pero hacer ejercicio en la mañana tiene sus ventajas, como por ejemplo, dormir mejor en la noche 6 o controlar mejor el apetito después de hacer ejercicio

Y la tarde también tiene otras ventajas, entre estas, que tu cuerpo tiene una temperatura mejor para moverse, o que las hormonas que ayudan a crear músculo tienen un pico por la tarde.

Así que todo depende de tus preferencias personales y de tu tiempo.

3.- Elimina las excusas

Cuando sea el momento de ir al gym ¡no lo pienses! solo vístete o toma tus cosas, verás cómo todo se vuelve más fácil.

Si estás empezando, lo mejor es que un profesional te supervise y te diseñe una rutina adaptada a tus capacidades físicas (por favor, vuelve a leer eso)

No quiero espantarte, pero, si consigues una rutina de gimnasio en internet de forma aleatoria, es probable que te lastimes o que al día siguiente no puedas mover ni el dedo chiquito del pie por el terrible dolor muscular.

Además se ha visto que tener un entrenador aumenta la motivación, el rendimiento y la adherencia a tus rutinas.

4.- Haz tu rutina con muchas ganas

Piensa en esto: ya lograste ir al gimnasio, ya preparaste a tu cuerpo ¡tienes más del 50% de la misión completada!

Así que lo peor que podrías hace ahora es quejarte, o hacer ejercicio sin ánimos.

Mejor pon todo de tu parte para que tu cerebro entienda que ir al gimnasio y hacer ejercicio es una actividad saludable y disfrutable. Te aseguro que tu perspectiva mejorará y verás que empiezas a disfrutar más de la sensación de moverte.

A veces nuestra mente está agotada por las actividades del día y, esto puede afectar tu desempeño físico.

Recuerda que es tu mente la que está agotada, pero tu cuerpo está listo para moverse  así que ¡síguele la corriente!

Cuando el ejercicio se convierte en una actividad necesaria en tu rutina, los resultados invariablemente empieza a hacerse visibles.

Y recuerda ¡pide ayuda! es mejor preguntar que lastimarse, así que aprovecha al staff del gimnasio.


Comparte
  • 28
    Shares